//Alumna sufrió una descompensación luego de cruzarse con un docente que ella denunció por amenazas

Alumna sufrió una descompensación luego de cruzarse con un docente que ella denunció por amenazas

Ocurrió en el Instituto Superior Gaspar L. Benavento, de las Siete Colinas, en la noche del martes. La joven debió ser asistida por profesionales de la salud y retirada en ambulancia. Quedó en observación en el hospital local.

La particular situación que se vive en la institución educativa no es novedad. Hace tiempo un centenar de alumnos acompañados por varias organizaciones sociales vienen reclamando por diversas irregularidades que se ciñen en torno a un profesor en particular.

La lucha que llevan adelante los alumnos no es nueva, data de al menos un año atrás, cuando un juez emitió una orden de restricción perimetral -por existir una denuncia penal – contra un profesor denunciado por por una alumna. Según las palabras del propio fiscal que intervino, Federico Uriburu, más de 10 testigos declararon en la causa. A eso se suma una completa pericia psicológica que avala los dichos de la supuesta víctima. Decenas de mensajes de textos fueron adjuntados al expediente como prueba de supuestos actos de acoso.

Como si todo ese fuera poco, existiría una serie de documentos más en donde constan otras situaciones conflictivas advertidas por muchas otras alumnas de una escuela de Nogoyá, en donde también el docente se desempeñó. Nada le alcanzó a la justicia que determinó el sobreseimiento del hombre en cuestión. Nada de esto pareció ser suficiente para las autoridades educativas provinciales nucleadas en el Consejo General de Educación (CGE), que por ahora, solo se limitan a pasar el expediente de una oficina a otra sin siquiera enviar un supervisor a la escuela.

Mientras tanto, en el Instituto el ambiente que se percibe es de completa tensión. La seguridad de los alumnos paradojicamente se vio comprometida por el descompromiso de quienes deberían garantizarla.

Durante la tarde de ayer, un nutrido grupo de estudiantes de los diferentes años de la carrera de Enfermería, tomaron la determinación de realizar una sentada en la puerta de la institución, actitud que aseguran no depondrán hasta que se tomen medidas para garantizar la seguridad del alumnado.

Con una joven estudiante hospitalizada y un panorama poco alentador, de ahora en más quizás solo queda preguntarse ¿qué mas tiene que pasar para que alguien intervenga?

Fuente:Sera Noticia