//Atleta olímpico entrerriano sufrió un importante robo en su vivienda

Atleta olímpico entrerriano sufrió un importante robo en su vivienda

Le robaron una máquina de 1000 euros

Al reconocido atleta Federico Bruno, le desvalijaron su casa en Concordia. Delincuentes le llevaron una máquina de lactato valuada en 1000 euros, zapatillas de competición, ropa de entrenar y hasta su pasaporte.

El atleta concordiense, Federico Bruno, sufrió en las últimas horas, un importante robo en la vivienda que está construyendo en la zona del Parque San Carlos.

«Me robaron la máquina de lactato que vale mil euros, cuatro pares de zapatillas Nike, que ahí tenés como 60.000 pesos», además «de ropa de entrenar; se llevaron todo», lamentó Bruno. Sumado a que le sustrajeron una mochila en la cual tenía su pasaporte.

Por otra parte, contó a Diario Río Uruguay, que los asaltantes «también se quedaron con un kit de seguridad, que había comprado hace poco». Remarcando que «si me pongo a contar todo lo que me robaron, es alrededor de 200.000 pesos».

«Son herramientas de trabajo así que si alguien pudo comprar la máquina de lactato, porque se que roban para vender, yo ofrezco recompensa o la compro porque a la necesito. Eso mide el ácido láctico que tenemos en el cuerpo y de acuerdo con eso veo cómo entrenar. No hay muchas en Concordia, parece una máquina para medir diabetes y es un elemento caro. También necesito el pasaporte, así que si alguien lo ve tirado o algo sería bueno que lo devuelvan», pidió el atleta.

Su paso por Río que conmovió al mundo

En agosto del año 2016, Bruno conmovió a todos durante su participación en la maratón de los Juegos Olímpicos de Río. Es que el joven, de entonces 23 años, cruzó la meta trotando de costado por los calambres que lo afectaron durante los últimos siete kilómetros.

«Otro capaz que en mi lugar hubiese abandonado pero yo preferí llegar, a pesar de que el cuerpo no quería eso, quería que pare, pero mi cabeza quería llegar», comentó en su momento Bruno al término de la carrera y añadió: «En el km. 35 no podía más y me quedaban 7 más, parecía un viejo de 100 años o peor, un viejo corre mejor, pero yo quería ser olímpico y para ser olímpico hay que terminar la prueba».