//Científicos hallaron microplásticos en sábalos de la costa del río Paraná

Científicos hallaron microplásticos en sábalos de la costa del río Paraná

Según estudios recientes

Martín Bletter, junto a su equipo de investigación, obtuvieron muestras del río Paraná y encontraron un alto grado de contaminación. «Encontramos microplásticos en el 100% de los ejemplares analizados» en la costa de Paraná, afirmó.

A las claras está que las aguas que rodean a Santa Fe y la ciudad de Paraná, están contaminadas. Ahora, el alcance de las investigaciones, incluye la fauna acuática para determinar en qué medida es afectada por los residuos plásticos.
Martín Bletter, investigador adjunto del Conicet en el Instituto Nacional de Limnología (Inali), informó sobre los primeros datos obtenidos que enciende las alarmas y preocupa.

«Encontramos microplásticos en el 100% de los ejemplares de sábalos analizados», aseveró Bletter y comentó que hasta el momento se estudiaron 25 peces, pero que prevén continuar, ya que el estudio sobre esta especie, que realizan en la costa de la capital entrerriana recién está en sus primeras etapas. «Son estudios muy recientes y recién estamos comenzando. Ahora focalizamos los esfuerzos porque en los primeros pasos nos encontramos con resultados bastantes llamativos», aseveró el doctor en Ciencias Biológicas.

En el sedimento

Desde su punto de vista, el sábalo es uno de los principales afectados de la fauna acuática, «principalmente porque es un animal clave en el sistema al ser básicamente ‘el pastoreo’ de otras especies, ya que muchos lo consumen». A esto puede sumarse que este animal es un iliófago estricto, es decir, que solo se alimenta de sedimentos, y ahí es donde descansa gran parte de los elementos que son propicios para la polución del ambiente.

Bletter detalló que la metodología que utilizan para detectar este grado de contaminación en cada pez, lo detectan en el contenido estomacal e intestinal en todo el sistema digestivo. Al ser consultado sobre si los microplásticos pueden ser ingeridos por las personas, el biólogo destacó: «Lo que uno come es el músculo, por lo que en ese sentido no puedo asegurar que los microplásticos sean transferidos y estén presentes en el músculo. Además, el impacto que pueda tener en la salud humana ya es competencia del área médica y hay una división muy grande«.

En dos ciudades

Para el investigador los resultados que recabaron de los peces analizados en Paraná se pueden replicar en los sábalos que habitan en aguas santafesinas. «Por sentido común, la contaminación en sí misma también se registró en la Setúbal. Además no hay que olvidarse que estos sistemas están interconectados, ya que el agua que le llega a la laguna también es agua del mismo río Paraná y luego otra vez desemboca al río Santa Fe, al Coronda y continúa hacia el Paraná de nuevo, es decir que se comparten los ambientes y los recursos», explicó.
Ahora, el grupo de investigadores del Conicet comenzará a estudiar la avifauna (aves acuáticas) del Paraná, para observar si están, o no, afectadas por la contaminación.

Aguas contaminadas

Durante este último estudio, que aún sigue vigente, los especialistas del Conicet trabajaron sobre la margen del Paraná (en el balneario Thompson); en la isla Curupí (ubicada frente a la costanera paranaense); y en el arroyo Las Viejas, una cuenca que desemboca aguas arribas del Thompson. «Encontramos enormes cantidades de microplásticos particularmente en la playa del Thompson», comentó el biólogo entrerriano y detalló que hallaron casi 35.000 partículas de microplásticos (menores a 5mm) por metro cuadrado en el relevamiento físico.

Plásticos de origen doméstico

«Los macroplásticos registrados, particularmente en el Thompson y Curupí, fueron extraordinariamente grandes en números. Prácticamente todos ellos de origen domésticos, es decir, productos descartables como botellas, bolsas, paquetes de fideos, entre otros», resaltó y analizó que Las Viejas es «una fuente de contaminación muy notoria que requiere urgentes medidas de saneamiento. Por este arroyo llegan la mayoría de los residuos encontrados«.

La contaminación del río en inmediaciones al balneario Thompson de Paraná es un problema que viene de hace años, de tal manera que la playa no es habilitada como balneario hace varios veranos, ya que las pruebas del agua no son aprobadas por el alto nivel de polución. «Es una realidad de cada año», comentó a ElLitoral.