//El FMI insiste en ajuste de salarios públicos y aumentos de tarifas

El FMI insiste en ajuste de salarios públicos y aumentos de tarifas

Así se desprende del memorando entre el Gobierno y el FMI. La entidad recomienda una ley más fuerte contra la corrupción.
El rediseñado programa de reforma económica apoyado por el FMI está dando sus primeros resultados según coinciden tanto el Gobierno como las autoridades del Fondo.
De acuerdo a lo establecido en el Memorando de Política Económica y Financiera, los mercados financieros se han estabilizado desde fines de septiembre, luego de la adopción del nuevo marco de política monetaria.
Para el gobierno argentino, después de la apreciación de la moneda en octubre: el peso ha flotado dentro de la zona de no intervención y las tasas de interés a corto plazo han retrocedido a su nivel de fines de septiembre.
Un punto que, a juicio del Gobierno “consolidó la confianza en el plan de estabilización” fue la aprobación del presupuesto 2019 “con un amplio apoyo político”
Como resultado, la demanda de bonos argentinos se ha fortalecido y las primas de riesgo soberano se han reducido, aunque no dejan de aclarar que permanecen en niveles altos. Justamente este miércoles el riesgo país llegó a 781 puntos básicos.
Según el memorando “Argentina cumplió con todos los criterios de desempeño de esta etapa”
En sus primeros enunciados se explica que “la recesión que afecta actualmente a Argentina” es producto del “impacto de la grave sequía… así como el endurecimiento de las condiciones financieras externas”.
Por estas causas “ha sido necesario recalibrar nuestras políticas fiscales y monetarias para garantizar la estabilidad macroeconómica”. Reconocen que “esto inevitablemente afectará a la economía real a corto plazo” y explican que protegieron a los más vulnerables. Para luego reafirmar “que estas políticas sentarán una base sólida para el crecimiento y la estabilidad futuros.
Respecto de las expectativas económicas el documento afirma que “se espera que la economía comience a recuperarse en el segundo trimestre de 2019. Como consecuencia de una débil demanda interna es probable que la contracción se extienda hasta el primer trimestre del año próximo”, afirmación que sorprende ya que en la Casa Rosada se maneja que la recuperación comenzaría en marzo del año que viene.
La expectativa esta puesta que, en el segundo trimestre, se vislumbre un repunte en la agricultura (se espera recuperar totalmente el 30 por ciento producción perdida en 2018 por la sequía) debería conducir a una recuperación gradual de la actividad económica.
A continuación los aspectos más salientes del documento presentado por las autoridades al FMI:
Se espera que la economía se contraiga en un 1,75% en 2019 pero luego crecerá en 2020 y más allá.
En cuanto a la inflación, estiman que 2018 termine en alrededor del 47 por ciento, pero que caiga a 20% para finales de 2019.
El pronóstico de la baja de la inflación es apuntalado por un tipo de cambio más estable, una gran brecha en la capacidad de producción y la moderación en las próximas negociaciones salariales.
Una menor inflación y una política monetaria ligeramente menos restrictiva permitirán que las tasas de interés bajen gradualmente.
Este proceso junto con el ajuste fiscal, ayudará a sostener la inversión privada.
Se proyecta que el déficit de la cuenta corriente cierre el año en 5,2% del PIB, pero se proyecta una caída abrupta a 1.5% del PIB en 2019.
RIESGOS
“Los riesgos a la baja son considerables”, el propio documento estima que la actividad económica se recupere gradualmente en 2019 y se señala que la inflación debería caer en los próximos meses.
Sin embargo, advierte, un empeoramiento de las condiciones financieras mundiales, un cambio en la confianza en las políticas oficiales y / o incertidumbre asociados al ciclo electoral de 2019 podrían reavivar las presiones en el financiamiento de la cuenta de capital y del presupuesto.
El empeoramiento de la actividad económica y una presión inflacionaria más persistente podrían debilitar el apoyo a las políticas del Gobierno en los meses por delante.
En consecuencia, se señala que el éxito del programa se basa en la firmeza en la determinación de las autoridades de implementar su plan mientras continúa tomando medidas para mitigar el impacto en los segmentos más vulnerables de la población.
Otro de los puntos que señala es que “se necesitarán claros y consistentes esfuerzos de comunicación” con el propósito de “guiar las expectativas, mantener una base amplia de apoyo al programa y fomentar la confianza del mercado”.
También señala que una misión de asistencia técnica del FMI brindó asesoramiento sobre los pasos necesarios para alcanzar los objetivos de junio de 2019 referidos “a un plan de cumplimiento tributario, obligaciones de los contribuyentes, e impuestos básicos”.
Asimismo, anticipa que preparó una estrategia de gestión de la deuda (que contó con el asesoramiento del Fondo) que se publicará a fines del mes en curso.