El exbasquetbolista argentino llamó de sorpresa a una radio y dio detalles de las ocasiones en la que tuvo enfrente al ídolo de su infancia. «La cancha tiene 28 metros, lo mas cerca que estuve fue a 16», contó.

Aquel encuentro no fue como lo que había soñado. Manuel Ginóbili había llegado a la NBA y estaba tenía la chance de marcar (¿y bajar?) al ídolo que tenía en el póster de su cuarto en Bahía Blanca, Michael Jordan.

El argentino era apenas un novato, había llegado al gran show del básquet mundial donde daba sus primeros pasos con San Antonio Spurs y llegó el momento de enfrentar a Washington Wizards donde su majestad daba sus últimas funciones. Estaba todo dado para que Manu conociera a su ídolo, pero, pasaron cosas. Fuente: Super Deportivo