//La bajante del río, restos arqueológicos y paleontológicos en islas, y el puende de Antón

La bajante del río, restos arqueológicos y paleontológicos en islas, y el puende de Antón

Victoria

Ante la aparición de imágenes en las redes sociales sobre presuntos hallazgos de elementos arqueológicos en la zona del Puerto Viejo de nuestra ciudad, y especialmente ante la reunión de numerosas personas durante este fin de semana en la zona del Puente de Antón -que constituye en sí mismo una obra de carácter arqueológico e histórico de la ciudad- subiendo a esta construcción para tomarse fotografías

Desde el Museo de la Ciudad Carlos Anadón nos vemos en la obligación de recordar el comunicado dado a difusión el 15 de abril pasado, y resaltar que el Puente de Antón es una construcción que data de 1867 y que ha pasado buena parte de su siglo y medio de existencia bajo el agua por lo que subir al mismo implica un riesgo para los visitantes pero también favorece innecesariamente su desgaste y rotura, por lo que se solicita enfáticamente abstenerse de subir a esa obra y solicitarle a quien lo estuviera haciendo que deje de hacerlo.

En relación a los restos arqueológicos y paleontológicos se recuerda que pudieran hallarse en el marco de la bajante:

La Ley Nacional 25.743 establece “la preservación, protección y tutela del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico como parte integrante del Patrimonio Cultural de la Nación”.

En caso de un hallazgo de esa naturaleza, se solicita informar a alguna de las autoridades correspondientes:

– Dirección de Cultura Municipal, teléfono 3436 446 948

– Museo de la ciudad “Carlos Anadón”, teléfono 42-1063 ó 3436 478 898

– Prefectura Naval Argentina, teléfono 42-1467

– Jefatura Departamental de Policía, teléfono 42-1249 o 101 (gratuito)

En todos los casos se solicita brindar la mayor precisión posible sobre la ubicación del hallazgo y añadir, de ser posible, fotografías a través del sistema de Whatsapp a los números celulares de Cultura y del Museo.

Se destaca enfáticamente la necesidad de no levantar cacharros ni huesos, ya que estos son considerados de carácter patrimonial por las leyes nacionales y provinciales correspondientes.