Pide denunciar la cuenta

Ana Laura sufrió el hackeo de su Instagram con más de 640.000 seguidores y usan sus fotos para vender contenido erótico. Le piden una cifra millonaria para recuperar su cuenta. “Me sigue mucha gente y muchos pueden ser estafados”, alertó.

Ana Laura vive en Paraná, es esteticista y en su cuenta de Instagram logró cosechar más de 640.000 seguidores. Pero hace unos días, ciberdelincuentes burlaron la seguridad de sus datos y lograron hackearle la cuenta. Comenzaron a usar sus fotos para vender contenido erótico y le piden un millón de pesos para cesar con estos envíos y recuperar su cuenta.

La joven contó cómo se fueron dando los hechos y pidió a sus seguidores que denuncien la cuenta hackeada y que no contesten mensajes.

“Me hackeron la cuenta de Instagram que tenía bajo el nombre anna_laura.ar, ahora ya no la estoy usando más, si reciben mensajes con mi nombre desde ese Instagram no lo abran, respondan ni compren contenido o pasen información”, advirtió.

Consultada sobre cómo se inició la situación, contó que estaba con una chica de Fitness para hacer unas publicidades “y a ella la hackearon antes. Como tenía mi correo electrónico, intentaron acceder a mi casilla. Durante cinco días recibí en mi teléfono alarmas de que querían entrar”.

Posteriormente recibió el mensaje de una modelo “que me decía que yo la había hackeado y que le mandara unos códigos, obvio que no le mandé nada”. Pasaron unos días y decidió hacer un video en Instagram para alertar a sus seguidores ya que sospechaba de un posible robo de su cuenta.

“Hoy están estafando gente, están mandando links de mi parte y las personas que me conocen lo abren pensando que les mandé algo importante”, dijo Ana Laura. En forma paralela, comenzó a recibir mensajes de WhatsApp donde le pedían un millón de pesos para recuperar su cuenta y sus 641.000 seguidores.

“No contesté ningún mensaje, no tengo un millón tampoco”, indicó para solicitar que denuncien la cuenta anna_laura.ar.

La denuncia fue radicada y está en manos de fiscalía. “A mi cuenta la estoy dando por perdida, porque cuando la recupere no la voy a usar más porque ya entraron. Tenía seguidores de Paraná y diferentes lados que seguramente están siendo estafados en este momento pensando que les voy a vender un contenido, pero siempre aclaré que no vendo contenidos”.

Foto: El mensaje de los ciberestafadores para engañar a los seguidores

Los ciberdelincuentes que hackearon la cuenta de Instagram de Ana Laura usan sus fotos para vender contenido erótico. “Piden mandar un mensaje privado para enviar contenido y ahí pasan CBU. Si la gente paga está cayendo también en la estafa, además les pueden robar la información”.

Ana Laura contó que se dedica “al maquillaje y modelaje, mostrar ropa y hacer promociones”.

Finalmente, dio cuenta que “se demora mucho en cerrar una cuenta, poner un parche o algo y necesito ayuda, me sigue mucha gente y van a ser estafadas muchas personas”.

El caso de la joven esteticista no es el único. Este viernes se conoció un caso similar del cual fue víctima la Reina del Carnaval de Gualeguaychú y también han intentado tomar las cuentas de varias empresas. Fuente: El Once