La guerra entre el tenista serbio y Australia parece haber llegado a su fin y mucho se va seguir hablando. El número uno del mundo en el ránking de la ATP fue deportado del país y no podría volver por tres años.

De esta forma, el tenista serbio, que no está vacunado contra el coronavirus y vulneró las leyes de entrada a este país contra la pandemia, no podrá defender su título en el Abierto de Australia, que comenzó en la noche del domingo.

De arranque, Nole perderá 2000 puntos tras el Australian Open, ya que defendía el título. El serbio seguirá siendo el número 1 cuando se publique el nuevo ranking, el lunes 31 de enero, pero puede perder el primer puesto en febrero si el campeón del certamen australiano es el ruso Daniil Medvedev, actual 2° del mundo, o el alemán Alexander Zverev, quien completa el podio.

Además, Novak no podrá aprovechar el campeonato para alcanzar un récord histórico que anhela hace años: de coronarse en Australia, algo que ya hizo en nueve ocasiones, se hubiese convertido en el tenista con más Grand Slams en la historia.

Nole tenía la chance de superar a sus colegas Roger Federer y Rafael Nadal. Actualmente, tanto el suizo como el español comparten la cima con el serbio, con 20 trofeos cada uno. Ante la ausencia del número uno, Rafa se consolida como el máximo candidato al primer torneo importante del año y, por ende, a superar esta marca histórica.

En términos económicos, el último campeón de Wimbledon dejará pasar hasta 3.149.322 dólares, cifra que obtiene el campeón de la competencia de la cual Djokovic era el gran favorito. Independientemente de su posible rendimiento, hubiese obtenido 64.418 dólares por el simple hecho de participar. Fuente; Super Deportivo