El crack argentino no se cansa de salir campeón. Este sábado metió un golazo bárbaro con el que París Saint-Germain empató 1-1 con Lens y se coronó en la Ligue 1 con cinco fechas de anticipación.

Con suspenso y un golazo de Lionel Messi, Paris Saint-Germain igualó 1-1 ante Lens pero con ese resultado logró la diferencia necesaria en puntos para sumar su décimo título en la Ligue 1, con cuatro partidos de antelación.

Contrario a lo que se imaginaba, las primeras chances de riesgo en el partido fueron para Lens. Así, primero fue su capitán, Seko Fokana, quien buscó sorprender a Keylor Navas con un remate de media distancia que se fue por arriba del arco y, luego, Kevin Danso, quien conectó de cabeza un centro en una acción que igualmente fue invalidada por offside.

Esos dos ataques tempraneros sacudieron a PSG, que buscó centralizar sus ataques en Kylian Mbappé, uno de los jugadores más desequilibrantes del partido. Sin embargo, el francés tuvo la mira desviada y no logró terminar ninguna jugada con un grito de gol, pese a quedar mano a mano en reiteradas oportunidades.

El gol para los de Mauricio Pochettino se hizo desear y no llegó sino hasta que Lionel Messi se inspiró y, con un potente remate de zurda, colocó la pelota lejos del alcance de Jean-Louis Leca para poner el 1-0 en el minuto 21 del complemento. Poco después de ese gol, a los 30 minutos, la barra de PSG cumplió con su promesa y se retiró del estadio a modo de protesta, todavía enojados por la temprana eliminación en la Champions League.

Cuando todo parecía que terminaría con triunfo de los locales, Lens sorprendió a todos y, a tres minutos del final, empató las cosas con un tanto de Corentin Jean, para ponerle suspenso a la cuestión. Sin embargo, no quedaba tiempo para mucho más y, con el empate, Paris Saint-Germain sumó su décimo título en la Ligue 1, logro que de todas maneras festejaron tímidamente ante el enojo de los hinchas. Fuente: Super Deportivo