Antes de la práctica vespertina y la charla con Battaglia, quien seguirá al menos hasta el partido con Central Córdoba en Santiago del Estero, Román dialogó con el plantel xeneize en el gimnasio del predio.

El mundo Boca tuvo una jornada álgida. Luego del empate ante Godoy Cruz en la Bombonera, el futuro de Sebastián Battaglia pende de un hilo. Pese a los rumores, el entrenador aseguró que está con fuerzas para seguir y el Consejo de Fútbol, comandado por Juan Román Riquelme, optó por no tomar una decisión, por el momento.

Los principales actores tuvieron una reunión, previa al entrenamiento que se desarrolló desde las 16 en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza. Juan Román Riquelme, sus laderos del Consejo de Fútbol, Jorge Bermúdez, Raúl Cascini y Marcelo Delgado, más Sebastián Battaglia y parte de su cuerpo técnico, se vieron las caras con todos los futbolistas en el gimnasio del Predio.

A diferencia de lo que se creía, la charla fue «positiva». Así lo revelaron desde adentro del mundo Boca. Esto no quita que en el diálogo se hayan dicho «varias cosas que tenían guardadas». La idea fue «sacar todo» y a partir de ahora «tirar todos juntos».

«Tenemos el mejor plantel, depende de ustedes», fue el mensaje que bajó el ídolo y hoy vicepresidente del club. «De esta salimos todos juntos», agregó. Por su parte, Battaglia repitió las palabras que había dicho minutos antes de ingresar al predio. Está «con fuerzas» y siente que los jugadores le responden. Asimismo, el plantel se juramentó pelear «todos juntos» para salir de este momento y volvieron a ratificar su «respaldo absoluto» al entrenador.

Esto se vio reflejado horas después, con la publicación de Darío Benedetto en Instagram. «Así, todos juntos», reposteó el Pipa en su cuenta de la red social. No es un hecho menor por tratarse de uno de los máximos referentes del plantel de Boca Juniors y más querido por los hinchas.

Al margen del apoyo del Consejo, de las fuerzas de Battaglia y de las ganas de revertirlo de los jugadores, el futuro del DT se definirá partido a partido. Este sábado, el Xeneize visitará a Central Córdoba de Santiago del Estero, por la fecha 12 de la Copa de la Liga. Lo hará con un equipo conformado por suplentes (con los que no pueden jugar la Libertadores, como Rojo y Villa, por ejemplo), tomando en cuenta que el próximo martes visitará a Corinthians en San Pablo por la tercera fecha del certamen internacional.

Ambos encuentros serán de suma importancia y no solo por lo que se juega Sebastián Battaglia. Es que Central Córdoba en caso de ganar se colocará a solo un punto de Boca Juniors. Además, Colón de Santa Fe y Barracas Central están a un triunfo de alcanzarlo. A falta de tres jornadas para el final de la fase inicial, el Xeneize está cuarto y por el momento se está clasificando a los cuartos de final.

Según manifestaron puertas adentro, la idea del Consejo de Fútbol es no despedir a Sebastián Battaglia para evitar el costo político que eso conlleva, sobre todo luego de la salida de Miguel Ángel Russo. Por eso, si se pone fin al proceso del DT será de común acuerdo o por decisión exclusiva del máximo ganador de la historia del club.

Dato no menor es el apoyo del plantel hacia el cuerpo técnico y eso también pesó en la continuidad del entrenador. Los jugadores anoche, en pleno vestuario hicieron una autocritica muy fuerte, un «mea culpa» duro en donde se hicieron responsables del mal momento del equipo. Sin duda en el debe de este proceso está que nunca pudo mantener una línea de juego y el permanente cambio de jugadores, ya que de 36 encuentros que dirigió, en 35 de ellos no repitió el mismo equipo titular.

A su favor está el pasado como jugador en el club, puesto que es el más ganador de la historia xeneize con 18 títulos y nadie quiere tener el costo político de despedirlo sin darle una última oportunidad. Nadie olvida que a diferencia de su antecesor en ese puesto, Miguel Ángel Russo, elegido por Riquelme en su momento, Battaglia estuvo antes de que ganaran las elecciones en diciembre de 2019 apoyando a esta dirigencia.

El ahora técnico de la primera estuvo codo a codo con los ahora integrantes de la secretaría de fútbol mirando las pizarras en el escrutinio de votos aquella noche en el salón Juan de Dios Filiberto, debajo de las tribunas de la Bombonera. Y para él estaba reservada la dirección técnica de la reserva, lugar en el que estuvo durante un año y medio, con la proyección de ser en algún momento el técnico de la primera división, como así ocurrió hasta estos días, publica Infobae.

«La verdad es que estamos bien, trabajando, porque queremos que el equipo mejore. Y pensando en el próximo partido para tratar de superarnos y buscar el triunfo», expresó el técnico en diálogo con ESPN al llegar al Centro de Entrenamiento de Ezeiza para encabezar la práctica vespertina del plantel. Consultado sobre sus fuerzas para seguir en el cargo, Battaglia respondió que «siempre» confía «en los jugadores y en el plantel, procurando mejorar. Haremos una autocrítica y buscaremos lo mejor», advirtió.

Después del empate de anoche ante Godoy Cruz, de Mendoza (1-1) en La Bombonera, el entrenador enfrentó fuertes rumores referidos a su salida del club por falta de resultados y bajo rendimiento del equipo. Battaglia decidió anoche suspender la conferencia de prensa habitual después de los partidos, tras un empate con ambiente caldeado por los cánticos críticos de «La 12? en reclamo de más actitud a los futbolistas.

El plantel de Boca volverá a los entrenamientos mañana desde las 10 en Ezeiza y luego, a las 14, viajará en vuelo chárter a la ciudad santiagueña de Termas de Rio Hondo para esperar allí el encuentro ante Central Córdoba del sábado a las 19 en el estadio Único-Madre de Ciudades. Para ese encuentro la idea es poner un equipo alternativo y preservar a la mayoría de los titulares para jugar la Copa Libertadores. De la lista de concentrados, es baja el Chelo Weigandt por una molestia muscular y su lugar lo ocupa el juvenil Pedro Velurtas. Fuente: Super Deportivo