Los cazas desplegados por el Kremlin son superiores tecnológicamente. Los ucranianos usan actualmente los antiguos MiG-29. Creen que podrían estar en condiciones de volar naves más modernas en dos semanas.

El piloto de caza conocido como “Juice” suele disponer de unos pocos minutos para desplazarse. Cuando está de guardia, que es casi siempre, no puede alejarse de su cabina más que para ir al baño. Cuando se detecta un misil de crucero o un caza ruso que se acerca a la zona a la que Juice está asignado por la Fuerza Aérea Ucraniana, ni siquiera tiene tiempo de realizar las comprobaciones de seguridad habituales antes de despegar.

Estamos preparados para que nos maten”, dijo Juice, que sólo facilitó su código de llamada por razones de seguridad. “Pero no queremos esto, por supuesto”, añadió el joven de 29 años. “Queremos matar a los rusos y derribar sus bombarderos que están matando nuestras ciudades y nuestras familias”.

Juice es uno de los pilotos que está ayudando a Ucrania a dar la mayor sorpresa de esta guerra: su ejército ha mantenido el espacio aéreo sobre Ucrania disputado a pesar de que los aviones rusos son más avanzados y su número es superior. Pero él y otros pilotos dicen que eso no es suficiente. Mientras que las fuerzas de Kiev han superado quizás a las de Moscú en tierra, Rusia ha seguido infligiendo grandes pérdidas a Ucrania desde el cielo.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, ha pedido a Estados Unidos y a otros aliados de la OTAN que establezcan una zona de exclusión aérea sobre el país, una medida que los líderes de la alianza militar se negaron a tomar, alegando el temor de provocar una guerra mundial con Moscú. Ahora Zelensky está presionando para conseguir sistemas de defensa aérea y aviones más avanzados.

Pero Juice y otros han dicho que las armas que los países han discutido transferir a Ucrania -en particular los cazas MiG-29 de fabricación rusa y los misiles antiaéreos Stinger de fabricación estadounidense- no ayudarán a la Fuerza Aérea de Kiev a inclinar la balanza a su favor. La diferencia entre el armamento que quiere Ucrania y el que están dispuestos a suministrar los países occidentales se ha convertido en una tensión clave en casi dos meses de lucha.

En ningún lugar es más evidente esa división que en las transferencias de material aéreo propuestas. Juice vuela con MiG-29, que son un elemento básico de la era soviética en la Fuerza Aérea de Ucrania. Pero dijo que los pilotos ucranianos son “simples objetivos” para los adversarios rusos, que vuelan aviones mucho más avanzados. Obtener más MiGs anticuados no mejoraría la posición de Ucrania en los cielos, dijo.Un avión de combate F16 de la Fuerza Aérea Polaca vuela después de un reabastecimiento de combustible por parte de un Airbus A330 MRTT "Phenix" en el espacio aéreo de Polonia como parte de la mejora de la Policía Aérea (eAP) de la OTAN para asegurar los cielos de los aliados del Báltico, el pasado 29 de marzo (Reuters)Un avión de combate F16 de la Fuerza Aérea Polaca vuela después de un reabastecimiento de combustible por parte de un Airbus A330 MRTT «Phenix» en el espacio aéreo de Polonia como parte de la mejora de la Policía Aérea (eAP) de la OTAN para asegurar los cielos de los aliados del Báltico, el pasado 29 de marzo (Reuters)

Tenemos pérdidas casi todos los días en nuestro Ejército del Aire”, añadió. “No lo verán en la televisión porque todo está clasificado ahora mismo, pero en realidad tenemos muchas pérdidas. Por eso tenemos que estar técnicamente igualados con los rusos. Sólo nuestra ventaja mental no es suficiente para luchar con estas tecnologías”.

El mes pasado, Polonia ofreció enviar varios aviones MiG-29 Ucrania a través de una base aérea estadounidense en Alemania, lo que sorprendió a los funcionarios estadounidenses. A cambio, Polonia solicitó que Estados Unidos le enviara aviones de reemplazo, presumiblemente F-16 más nuevos de fabricación estadounidense, lo que constituiría una importante actualización. Washington rechazó el plan.

El lunes, el Primer Ministro eslovaco, Eduard Heger, dijo a los periodistas que Eslovaquia consideraría la posibilidad de proporcionar a Ucrania cazas MiG-29 si se puede organizar una protección alternativa de su propio espacio aéreo.

Pero para los pilotos ucranianos, más MiG-29 no son la respuesta. Los aviones que Polonia ofreció transferirles son incluso más antiguos -algunos datan de finales de los años 80- que su stock actual.

Creo que los ucranianos tienen razón: básicamente eres un objetivo en el aire si no tienes ninguna de esas capacidades modernas”, dijo Herbert “Hawk” Carlisle, un general retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. “No es sólo un avión el que está ahí arriba. Tiene que llevar todo ese sofisticado equipamiento para que sea realmente una plataforma aérea viable”.

Los países han propuesto enviar a los ucranianos MiG-29 en gran parte porque eso es lo que los pilotos del país ya saben volar. Si recibieran F-16, dijo Carlisle, no sólo los pilotos tendrían que aprender un sistema de vuelo que describió como “significativamente diferente” de los jets de estilo soviético; el personal en tierra tendría que entrenar sobre cómo mantener los aviones y cargarlos con municiones compatibles.

Pero Juice y otro piloto ucraniano, cuyo código es “Nomad”, dijeron que la curva de aprendizaje no es tan importante como se suele hacer creer. Nomad, que se encuentra en Estados Unidos como parte de un programa de formación, dijo que probablemente los ucranianos tardarían unas dos semanas en aprender los matices de los aviones de la serie F de fabricación estadounidense.

Muchos de los pilotos ya hablan inglés y han participado en ejercicios conjuntos con las Fuerzas Aéreas estadounidenses, por lo que están familiarizados con la terminología de los sistemas de esos aviones, dijeron.

Los pilotos también criticaron la eficacia de los misiles antiaéreos Stinger, que han formado parte de los paquetes de ayuda de Estados UnidosNomad dijo que “es casi imposible” acertar a un ágil y rápido avión ruso con los misiles. Carlisle se mostró de acuerdo y añadió que los Stinger no están diseñados para derribar cazas, sino que están pensados para ser utilizados contra helicópteros y otras aeronaves lentas y de vuelo bajo.

Si los países occidentales dudan en dar a Ucrania aviones modernos con los que sus pilotos no se han entrenado, Juice dijo que al menos deberían considerar el envío de sistemas de defensa aérea más avanzados. Dijo que es mucho más fácil aprender a manejarlos.

Los analistas militares esperaban que Rusia acabara con los sistemas de defensa aérea, los aeródromos y los aviones ucranianos el primer día de la guerra, cuando Moscú aún tenía el elemento sorpresa. Pero Rob Lee, experto en el ejército ruso y miembro del Instituto de Investigación de Política Exterior, dijo que Rusia no fue realmente a por un golpe mortal”, y en algunos casos, sus misiles alcanzaron el aeródromo pero no llegaron a la pista.

Los pilotos ucranianos pudieron improvisar a partir de ahí. Juice dijo que la lucha en el cielo no parece justa cuando se enfrenta a un avión ruso más moderno. A menudo tiene que evitar por completo a su adversario para seguir con vida. A veces, él y sus compañeros consiguen engañar a los rusos para que vuelen hacia una zona en la que los ucranianos tienen un sistema de defensa aérea preparado y esperando.

Los analistas del blog Oryx, que hace un seguimiento de las pérdidas militares rusas, documentaron 20 aviones y 30 helicópteros destruidos o dañados en Ucrania.

Sólo tratamos de hacer algo no estándar, y a veces tiene éxito y a veces no”, dijo Juice. “A veces son simplemente estúpidos y los rusos sólo muestran su incompetencia y subestiman nuestro entrenamiento. Pero en general, no podemos conseguir una verdadera superioridad aérea, por desgracia”. Fuente: Infobae