//Maiocco lanzó un fuerte plan de ajuste en la Municipalidad

Maiocco lanzó un fuerte plan de ajuste en la Municipalidad

Luego de las elecciones en las cuales logró su reelección por cuatro años más al frente del municipio, el intendente Domingo Maiocco (Cambiemos) dispuso un ajuste en las cuentas tendiente a eliminar uno de cada cuatro pesos de las erogaciones municipales en todos los rubros, incluyendo desde las obras públicas hasta los contratos de empleo jornalizados • La medida, según pudo establecer APFDigital, está contenida en el decreto 841 que reconoce que en el Estado municipal hay una “crisis imperante” • Pedirán adelantos de fondos a la Provincia.

A través de la norma, el intendente Maiocco dispuso declarar la emergencia administrativa, económica y financiera de la Municipalidad de Victoria, cuyo “objetivo primordial será el de lograr la contención del gasto público, reduciéndolo hasta un 25% con respecto al mes de mayo” de este año, lo que implica un achicamiento de las erogaciones municipales de uno de cada cuatro pesos.

El mes de referencia de la medida es el inmediato posterior a las elecciones primarias de este año y el previo a los comicios generales, donde Maiocco logró cuatro años más en el sillón de Ezpeleta.

El ajuste alcanzará “a todas las jurisdicciones de la administración municipal” con el objetivo de garantizar “una adecuada prestación de los servicios esenciales a la comunidad”.

Debido a los problemas que ha tenido en el gobierno municipal, el decreto, de neto corte administrativo y económico, fue refrendado por el secretario de Gobierno, Sergio Navoni, quien está a cargo de la secretaría de Hacienda.

• “Sacrificio compartido”

Dentro de las disposiciones que el 841 habilita, figura la autorización para que el Departamento Ejecutivo pueda utilizar “temporariamente todo fondo asignado previamente a otros fines para disponer de las partidas necesarias”. Esto implica poder redireccionar partidas sin límite de monto, incluso las que están vinculadas a gastos específicos, los que pasarán a ser utilizados como si fuesen rentas generales.

Además, dispone la renegociación o rescisión de contratos y convenios por locación de obras o servicios “sustentados en el principio de sacrificio compartido”.

Uno de los puntos más salientes del decreto está en el apartado “C” del artículo segundo, donde se describe cómo ha de hacerse el ajuste sobre el personal jornalizado, el escalón más bajo del empleo municipal. Se trata de personas a las que se contrata por día y se les paga por horas trabajadas por jornal, sin otro vínculo con el Estado municipal.

En este caso, y “a los fines de no prescindir del servicio  de agentes jornalizados”, el Intendente dispuso que las distintas áreas del municipio “deberán readecuar las jornadas laborales debiendo cada superior jerárquico acotar la cantidad de tiempo a trabajar por el personal temporario a su cargo, de acuerdo a las necesidades, logrando así una reducción de hasta el 20%”, calculado sobre los jornales devengados al mes de mayo.

Además, sobre el resto del personal municipal, se ajustarán las horas extras o suplementarias, que sólo podrán ser utilizadas “ante casos de emergencia o fuerza mayor”, previa autorización de la secretaría de Hacienda.

El ajuste sobre el personal también incluye “reestructuraciones funcionales de personal, traslados, cambio de dependencia o tareas, modificación de horarios” y toda otra medida que se considere conveniente para “mejor eficacia y eficiente prestación de servicios públicos y cumplimiento de las funciones esenciales del Estado municipal, afrontando la crisis imperante”.

La normativa fija además que Hacienda deberá realizar una “revisión de la totalidad de los contratos referidos a compras o contrataciones de bienes, servicios, suministros y obra pública, locación de servicios, celebrados con anterioridad a la vigencia del presente decreto y que se encuentren en curso de ejecución”.

Todas estas medidas son solo “enunciativas” advierte el inciso “I” del artículo 3º, donde se adelanta que pueden ser ampliadas en los términos de encuadramiento previstos en la declaración de emergencia.

Además, el decreto 841 contempla que el Municipio deberá incrementar sus ingresos en lo inmediato por una doble vía: mejorar la recaudación de tributos municipales (tasas), estableciendo metas recaudatorias específicas y gestionando adelantos de coparticipación provincial, para atender urgencias en los servicios. No se menciona la posibilidad de tramitar ATN (Aportes del Tesoro Nacional), que son fondos de los que dispone el Ministerio del Interior (a cargo de Rogelio Frigerio) para atender desequilibrios transitorios de las cuentas de provincias y municipios.

La declaración de emergencia de la Municipalidad opera en forma inmediata y se extenderá, al menos, hasta el 20 de septiembre, pudiéndose ser renovada “si persisten las circunstancias que motivaron la presente declaración”, establece la normativa. (APFDigital)