Después de dejar la cancha el fin de semana con un fuerte dolor en el tobillo, el crack del PSG estará casi sesenta días fuera de juego. Llegaría a Rusia, pero quizá no en condiciones óptimas
La lesión es más preocupante de lo que muchos creían. Neymar tendrá que pasar por el quirófano para someterse a a una cirugía y, por eso, estará fuera de las canchas por dos meses.
En el partido contra el Olympique Marsella, el jugador brasileño sufrió un esguince de tobillo y la fisura del quinto metatarsiano de su pie derecho. Dejó el campo de juego dolorido y, después de pasar por el quirófano, deberá iniciar una recuperación veloz de cara a Rusia 2018. Fuente: DiarioPopular