La bailarina volcó su angustia luego de que su bebé viviera una situación límite: se ahogó con un pedazo de cartón. «Importantísimo hacer el curso de primeros auxilios», subrayó.

Noelia Marzol se sorprendió a sí misma luego de vivir una situación límite con Donatello, el bebé que tuvo con el futbolista Ramiro Arias, que se ahogó con un pedazo de cartón. «Todavía no entiendo cómo resolví la secuencia con tanta templanza. Ya está todo controlado», reconoció la bailarina en sus redes. Y destacó: «Importantísimo hacer el curso de primeros auxilios».

Minutos más tarde, la protagonista de SEX y campeona de ShowMatch: La academia dio detalles de lo ocurrido. «Ahora que estoy tranqui les cuento, ya que muchas me piden consejos porque les da miedo. La verdad, no soy ninguna experta», comenzó. «Creo que fue un pedacito de cartón. Al ser algo blando es menos grave que un objeto contundente, me parece», señaló.

El caso no pasó a mayores porque Noelia enseguida se dio cuenta de lo que estaba pasando y accionó para salvar a su bebé. «Percibí que se ahogaba, lo puse boca abajo sobre el antebrazo y le golpeé la espaldita, le soplé la cara y repetí la misma secuencia un par de veces hasta que terminó vomitando. Lo cual hizo que se le despeje la garganta», explicó. «Repito: no soy experta, pero haber leído e instruirme un poco me ayudó. También puede ganarte la desesperación. Creo que es normal», insistió la rubia, que usualmente se queda sola con su hijo, ya que Arias está radicado en Córdoba por su trabajo como jugador del club Instituto.

«Leí la experiencia de muchas. Casos más graves, incluso. Es desesperante. Gracias por la empatía», concluyó. En 2021, con la llegada de «Doni», Marzol cumplió su sueño de convertirse en mamá, algo que anhelaba hace tiempo y se concretó luego de una breve crisis de pareja que atravesó junto a Ramiro.

Desde entonces, se las ingenió para combinar la maternidad con su trabajo en los medios, ya que desde un principio estaba decidida a no dejar de bailar. Desde entonces, comparte gran parte de su vida familiar en las redes, donde formó una comunidad de madres con las que se aconsejan mutuamente sobre distintas cuestiones vinculadas a la crianza y en un momento tan dramático, le brindaron la contención que necesitaba. Fuente: El Once