Las posibles sanciones

Una abogada especialista en Derecho de Familia detalló ante Elonce que ocurre cuando hay retirados incumplimiento del pago de cuota alimentaria. Cuándo se extiende la obligación a abuelos o tíos.

La prestación alimentaria es un derecho básico y fundamental y su incumplimiento implica un delito penal. Dentro de la cuota alimentaria están contempladas las necesidades de manutención, educación, esparcimiento, vestimenta, vivienda, salud y los gastos necesarios para tener una profesión u oficio.

La abogada de familia, Carolina Harrington detalló ante Elonce que “para establecer una cuota alimentaria se tienen en cuenta una serie de parámetros o ítems que se basan en satisfacer alimento, esparcimiento, educación, salud actividades recreativas, entre otras cosas”.
Ambos progenitores tienen el derecho y la obligación de criar a sus hijos alimentarlos y educarlos. No importa si viven con uno solo de los progenitores.

“En Entre Ríos se establece que si el obligado a pagar la cuota no se lo puede deducir de un recibo de sueldo se utiliza el parámetro del salario mínimo vital y móvil para cuota alimentaria”; dijo al dar cuenta que “cuando hay reiterados incumplimientos se aplican diversas medidas coercitivas y se buque el cumplimiento efectivo”.

“Muchas puede ser la de embargar bienes, prohibición de que ingrese a ciertos lugares”, detalló la abogada al ampliar que “cuando no se cumple con la cuota alimentaria se aplican una serie de medidas hasta que se cumpla, y si no es así se extiende la obligación a los abuelos y e inclusive a los tíos, se van buscando dentro de la línea de parientes a quien le corresponde abonar la cuota”.

Asimismo, detalló que “hay que buscar la manera creativa de hacer cumplir la cuota, en Entre Ríos hay una ley que establece la posibilidad de hacer efectivo este deber”
Y amplió que la cuota alimentaria se puede modificar cada vez que sea necesario, “está permitido aumentarla si variaron las necesidades del niño y también si muta la situación del alimentante se puede rebajar”. Fuente: El Once