Belgica

El premio es demasiado grande para ser pagado en efectivo y el hombre no tiene los papeles que necesita para abrir una cuenta bancaria. Raspó el boleto y le tocó la suerte: un premio de US$270.000. Y, sin embargo, no lo ha podido cobrar.

Un hombre de 28 años, de nacionalidad argelina, ha enfrentado crecientes dificultades en Bélgica para reclamar el dinero que ganó en esta lotería, en la que se compra un boleto y se raspa en busca de premios.

¿El motivo? Su condición de indocumentado.

El premio es demasiado grande para ser pagado en efectivo y el hombre no tiene los papeles que necesita para abrir una cuenta bancaria.

El ganador no sabe qué hacer para reclamar su recompensa, que asegura que quiere usar para construir una nueva vida en Bélgica.

“Cuando tenga el dinero, compraré un lugar para vivir en Bruselas. Y tal vez un automóvil”, dijo al periódico belga Het Laatste Nieuws el hombre, cuya identidad no ha sido revelada.

Los problemas

El hombre de 28 años no tiene documentos de identidad válidos ni un lugar permanente para vivir, según la emisora belga VRT.

Debido a que no puede abrir una cuenta bancaria, la compañía de lotería no realizará el pago, dijo el abogado del hombre, Alexander Verstraete.

“Estamos buscando esos documentos que puedan probar su identidad. Tendrá que contactar a su familia en Argelia”, dijo Verstraete a la agencia de noticias AFP.

Un vocero de la lotería no especificó a AFP qué documentos se requerirán para reclamar el premio.

Uno de los amigos del hombre que tiene los papeles en regla intentó reclamar las ganancias en su nombre.

Acudieron a la sede de la lotería en Bruselas, un trámite que es necesario para cualquier premio superior a los 100.000 euros.

Pero el amigo y otros dos que lo acompañaban fueron detenidos porque las autoridades sospecharon que habían robado el cartón ganador.

Verstraete dice que las autoridades prometieron no deportar al hombre hasta que haya recibido el dinero del premio.

El ganador salió de Argelia hace cuatro meses tras viajar en barco a España, según medios belgas. Desde allí atravesó a pie España y Francia antes de llegar a Bélgica.

Quería viajar al Reino Unido, pero ahora dice que preferiría quedarse en Bélgica y espera formar una familia. Fuente: La Nación