//Un joven de Crespo murió trágicamente en México, cuando volvía de luna de miel

Un joven de Crespo murió trágicamente en México, cuando volvía de luna de miel

Triste noticia

Un siniestro vial se cobró su vida, ocho días después de la boda. “Volviendo de su luna de miel. El vehículo en el que viajaban despistó. Se fue por un barranco, a casi 100 metros de profundidad”, relató su papá que vive en Crespo.

Gabriel Cruz, de 29 años de edad, hasta hace poco tiempo vecino de la ciudad de Crespo, perdió la vida en un fatal accidente. El triste desenlace ocurrió en México. El joven era muy conocido en su ciudad natal, Libertador San Martín y zona de influencia por la activa vida social desarrollada mientras residió allí.

Marcelino Cruz -su papá-, relató a Cable Visión Crespo, el contexto en el que el joven perdió la vida: «Hace unos años, conoció a una señorita de México por Internet y se enamoraron. Han viajado uno y otro, hasta que planificaron casarse, pero surgió la pandemia e hizo que eso se postergara. Con las habilitaciones, en estos últimos meses él pudo ir y concretar su proyecto de vida. Hemos participado hace unos días de su boda por Internet. Fue algo increíble. Nos reunimos acá su familia y ellos allá nos vieron por una pantalla. Fue una fiesta muy linda, nos emocionamos, lloramos y exactamente 8 días más tarde, sucedió esto tan terrible”.

Detalló al respecto que “volviendo de su luna de miel, en un camino de acantilados o de montaña, había fango por una lluvia reciente y el vehículo en el que viajaban despistó. Se fue por un barranco, a casi 100 metros de profundidad. Cuando recién salieron del destino que eligieron como viaje de bodas, él venía manejando, lo hizo durante casi 4 horas y luego, ella tomó el volante -es muy buena conductora-, pero en una curva y por más precauciones, el auto se le fue”.

El hombre continuó: “Gabriel venía dormido, así que nunca se enteró. Además, supimos por el informe, que se golpeó la cabeza y quedó inconsciente, aunque respiraba. Su esposa se quebró la clavícula, quedó muy golpeada, pero aún así intentó buscar auxilio, trepó como pudo y llegó a la cima, hasta poder pedir ayuda. No pasaba nadie, porque es zona media inhóspita. Más tarde una camioneta cruzó y pudo empezar a ayudarla. Llamaron a la ambulancia, que tardó bastante y lo llevaron hasta un hospital de un pueblito cercano. No tenían allí los medios necesarios para atenderlo, así que lo derivaron a Durango, transcurriendo un lapso de mucho tiempo, con lo cual las posibilidades de revivirlo se fueron”.

«Sucedió este lunes pasado, por la tarde . A eso de las 2:00 del martes, estábamos dormidos con mi esposa y vinieron nuestros hijos a darnos la noticia. Fue una pesadilla muy dura», recordó el hombre.

La última conversación
Gabriel es el segundo hijo de la familia. Entre lágrimas, su madre recordó: «Yo había hablado con él a la tarde y me había dicho: “Mamá, llegamos dentro de 3 ó 4 horas y te mando todas las fotos”. Pero no llegó. Es la última conversación que tengo de él».

El jefe de hogar contó cómo la vida los llevó hasta Crespo: «Somos de Mar del Plata. Nuestro hijo mayor está radicado en Libertador San Martín y siempre nos pedía que vengamos a vivir a esta zona, que íbamos a estar mejor, que había más trabajo y nos vinimos. En Crespo encontramos nuestro primer trabajo hace 8 años y desde entonces, no hemos parado. Estamos en el rubro de la construcción y Gabriel se desarrolló en la carpintería, armándose su propio emprendimiento en calle Kaheler. Nos gusta la música y junto a él y mi otro hijo, participamos del Coro Municipal del Centenario. Por nuestra condición de creyentes, Gabriel es muy conocido acá, en Libertador San Martín, hemos hecho muchas amistades».

Nadia, hermana del joven fallecido, agregó: «Él era una persona muy buena, su sonrisa daba paz, era bondadoso, muy sabio y muy sano. Tenemos mucha fe y creemos que está durmiendo. Con esa esperanza vamos a vivir, porque eso es muy fuerte. Uno nunca cree que le va a pasar. El fin de semana vendrán sus amigos de Mar del Plata, que no paran de mandarme mensajes, porque también compartieron con nosotros el casamiento y ahora, 8 días después de haber estado tan contentos, que nos digan que se murió, no se puede asimilar».

La familia Cruz respeta el deseo que había tenido Gabriel de comenzar una nueva etapa de su vida en aquel país centroamericano y al respecto comentaron: «Le costó mucho llegar, pero lo logró. Por las restricciones, tuvo que irse a Paraguay, hacer escala en Panamá, hasta que pisó México. Ellos estuvieron dos años sin poderse encontrar», lamentó su hermana.

«Su esposa fue este miércoles a reconocerlo en la morgue, hoy a la mañana lo velaron y este viernes 15 lo van a enterrar. Sólo participaremos por Internet, ya que para ir deberíamos hacer trámites que demoran y no llegaríamos a tiempo. Nuestra nuera es ya nuestra hija, es nuestra familia y sabe que en algún momento iremos para allá, pero a la distancia estamos con ella», afirmó Marcelino y dio cuenta de la decisión de no trasladar el cuerpo: «No vuelve a Argentina porque él se casó en México y creemos que ya le pertenece a su esposa. Ella nos pedía perdón todo el tiempo cuando se recuperó. Sin embargo, fue un accidente y para que de verdad ella se sienta bien, decidimos que pueda tenerlo allá. Lo disfrutó muy poco y este gesto va a ser lo mejor para su recuperación».

La familia Cruz recibe por estas horas las muestras de afecto y solidaridad de la comunidad. Asimismo, adelantaron que proyectan recordarlo socialmente en Libertador San Martín: «Será el fin de semana, un recordatorio entre sus amigos. Él agarraba su guitarra y cantaba todo el día. La música y el Padre Celestial eran todo en su vida. Es la mejor manera de recordarlo», manifestaron. Fuente: FM Estación Plus Crespo